Mercedes-Benz Vito tracción delantera/trasera, ¿cuál elegir?

Actualidad Actualidad Mercedes-Benz Vito

La Mercedes-Benz Vito pasa por ser la única furgoenta de su categoría que ofrece a los profesionales del transporte la posibilidad de elegir entre tracción delantera y trasera, además de integral. Damos las claves de lo que ofrece cada una y cuál elegir.

Decir que Mercedes-Benz siempre ha estado a la vanguardia de la tecnología no es descubrir nada nuevo. Ahí están, por ejemplo, sus soluciones tecnológicas encaminadas a incrementar la seguridad en toda su gama de vehículos.

Pero dada la cada vez mayor especialización del transporte profesional, la marca de la estrella ha querido ir un poco más allá, de ahí que la Vito esté disponible con tracción al eje anterior, posterior y 4x4

Vito tracción delantera

Y aquí viene la pregunta: ¿cuál elegir? Pues dependiendo del trabajo que vayamos a realizar y de cada necesidad una u otra opción será la más recomendable, ya que no podemos afirmar categóricamente que una de ellas sea mejor que la otra.

Para todos los trabajos

Por lo pronto, las configuraciones de tracción delantera son más indicadas para realizar aquellos trabajos en los que en raras ocasiones se hace uso de la carga útil máxima o se circula con poco peso. En este sentido, las ventajas son claras, y es que el agarre al piso en estas circunstancias está asegurado. Como también asegura una mayor tracción cuando circulamos bajo condiciones meteorológicas adversas. El propio peso del motor sobre los neumáticos delanteros, responsables de la tracción, también tiene una especial incidencia en el mayor control sobre el vehículo.

Otra de las ventajas que tienen las variantes con la tracción al eje anterior guarda relación con el peso y la carga efectiva. En primer lugar, Mercedes-Benz equipan estas versiones con el motor de menor cilindrada, de 1,6 litros para 88 y 114 CV, un propulsor de tamaño compacto y, lógicamente, de menor peso que la mecánica de 2,15 litros disponible para las Vito de tracción trasera. Ello, unido al hecho de no llevar el tren de transmisión al eje posterior, se traduce en 60 kilos menos a favor de la tracción delantera.

Motores de hasta 190 CV

Por el contrario, la maniobrabilidad es algo menor en estos últimos, al presentar un mayor radio de giro. Y es que al no tener los tracción trasera semiejes que restrinjan el ángulo de orientación de la dirección, el diámetro de giro es más corto.

Por otro lado, el dinamismo de la Vito tracción delantera no resulta tan alto como en las variantes cuya fuerza del motor se transmite a través del eje trasero, en tanto que al tener el centro de gravedad en la parte anterior el reparto de pesos es menos equilibrado. Eso sí, con un perfecto cálculo de la geometría de las suspensiones y la dirección, la estabilidad en curva es mayor. 

En el caso de la Vito de tracción trasera, resulta la más apropiada para hacer frente a las grandes cargas. Es por ello que Marcedes-Benz ofrece estas variantes con un motor de más empaque, el OM 651 con potencias declaradas de 136, 163 y 190 CV.

Vito tracción trasera

Se trata de unidades con una mejor adherencia de las ruedas tractoras (traseras) en fase de aceleración debido a la transferencia de pesos que se generan por la fuerzas de inercia al acelerar. Un mejor reparto de pesos que resulta determinante en el comportamiento del vehículo, siendo la calidad de rodadura en el caso de la Vito muy elevada. Además, la tracción mejora siempre que la carretera esté seca, pues de lo contrario, si transmitamos sobre agua, nieve o barro, el vehículo resulta mucho más complicado de controlar al perder tracción. En este sentido, al no producirse la aceleración sobre las ruedas que dirigen al vehículo, el efecto de la fuerza centrífuga hace que la zaga se desplace hacia el exterior de la curva (sobreviraje).

En cualquier caso, hoy en día la presencia de las ayudas electrónicas mitigan en gran medida cualquier tendencia que nos haga perder la trayectoria, ayudando al vehículo a mantener la trazada deseada.

Una Vito para cada necesidad

Por otro lado, el coste de producción es mayor en los tracción trasera al tener que montar un tren de transmisión hacia el eje posterior. Precisamente esta circunstancia determina que el espacio para la carga sea menor, ya que es necesario incrementar la altura del piso de carga para “dejar sitio” a la caja de transferencia, árbol de transmisión y diferencial trasero, con lo que se pierde volumen interno, lo que puede resultar decisivo en el caso de los furgones a la hora de decantarse por una u otra opción.

Ahora bien, esta circunstancia la ha resuelto perfectamente Mercedes-Benz, que ha optado por dejar el hueco suficiente bajo el piso del tracción trasera, para no tener que incrementar la altura al suelo de la zona de carga, de ahí que a carrocerías iguales la capacidad interior sea idéntica en ambas posibilidades.

Con todo, tanto los tracción delantera como trasera ofrecen una serie de ventajas y desventajas, con lo que cualquiera de las dos posibilidades son igual de válidas, si tenemos claro cuáles son nuestras necesidades.

Valora este artículo
(0 votos)
Saúl Camero

Periodista con 18 años de experiencia en el sector el motor, es especialista en vehículos comerciales y todo lo relacionado con el mundo “furgonetero”: pruebas, contactos, comparativas, técnica, etc.

También cuenta con un amplio bagaje en el sector del transporte profesional y el asociacionismo como redactor de las revistas Transporte Profesional y Truck.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

NoticiasdeFurgonetas.es - Toda la actualidad del sector de los vehículos comerciales e industriales, autocaravanas y de vehículos de pasajeros.

Galería de fotos